El método BLW está de moda, pero no es una moda. En el formato que os voy a presentar, lleva más de una década aplicándose pero la mayoría de sus recomendaciones son muuuucho más antiguas. Se basan en lo que hemos estado haciendo durante milenios.

El método Baby-Led Weaning (BLW para los amigos) es un término que fue acuñado por la enfermera y matrona británica Gill Rapley en el año 2008, con la publicación de su guía sobre alimentación complementaria Guidelines for implementing a baby-led approach to the introduction of solid foods.

Se ha traducido de varias maneras. La más correcta lingüísticamente sería “Destete dirigido por el bebé” pero la que mejor describe la idea, para mí, es “Alimentación complementaria autorregulada” Me gustan también “Alimentación complementaria dirigida por el bebé” o “Alimentación complementaria a demanda”, “Alimentación guiada por el bebé”. En cambio, otras como “Alimentación a trozos” o “Introducción de alimentos con sólidos”, aunque son muy gráficas y socorridas, ponen el acento donde no está la tónica ya que, más importante que la textura, es el control y la libertad que el método otorga al bebé.

El método BLW es una forma de acompañar a los bebés en la introducción de alimentos paralela a la lactancia, desde el respeto a sus necesidades y con confianza en sus capacidades a través de una exploración lúdica y autónoma de las texturas y los sabores que estimula el desarrollo de sus capacidades motoras y orales.

Guía de BLW

Experiencia de BLW de 6 a 12 meses.

En este artículo encontraréis los puntos clave del método, sin desarrollar demasiado, para que tengáis una visión general resumida. Pero me gustaría ir un paso más allá. Así que os enlazo a los distintos artículos e infografías donde profundizo en cada aspecto y os cuento los matices y las distintas versiones y detallo la evidencia científica en la que se basa cada afirmación. Mi intención es que os sirva de guía para comprender de verdad este método y que lo podáis aplicar con criterio propio adaptado a vuestro caso particular.

De todos modos, recordad que si preferís o necesitáis recibir un asesoramiento personalizado, podéis contactar conmigo para que os acompañe en este proceso.

Lista de artículos en orden de lectura

  • Requisitos para empezar a hacer BLW
  • ¿Se puede empezar a hacer BLW antes de los 6 meses?
  • Aplicar el método BLW paso a paso
  • Por qué el método BLW es mejor
  • Beneficios del método BLW

¿En qué consiste el método BLW? Puntos clave

Los puntos clave que caracterizan el método BLW son:

  • No se empieza hasta que el bebé cumple 4 requisitos:
    1. Tiene al menos 6 meses de edad
    2. Se aguanta sentado solo
    3. No tiene reflejo de extrusión
    4. Quiere y puede alimentarse a sí mismo
Enlace al artículo donde se amplia la inforamción y evidencia científica sobre los requisitos para empezar con el BLW
  • Se introducen los alimentos directamente en forma de trozos en vez de triturados. Empezando con forma de palito, luego incorporando formas sólidas pequeñas que pueda comer a puñados y luego el resto (hojas, líquidos, semilíquidos, etc.).
  • Se siguen una serie de directrices de seguridad para evitar riesgos con motivo de intoxicaciones, infecciones, atragantamientos y alergias.
  • El bebé se alimenta a sí mismo con sus manos y luego con cubiertos en vez de hacerlo el adulto con una cuchara.
  • El bebé decide qué, cuánto, cuándo y cómo come, aunque es el adulto quien elige los alimentos que le ofrece y debe hacerlo atendiendo a criterios de seguridad y calidad.
  • Se integra al bebé en las comidas familiares haciéndolo partícipe del mismo momento, lugar y alimentos que comparten el resto de miembros de la familia (aunque al principio con algunas adaptaciones). Esto no quita que se pueda ofrecer alimentos también fuera de las comidas familiares
  • Las leche materna sigue siendo la principal fuente de nutrientes hasta el año. La alimentación complementaria va a ser, durante meses, un aprendizaje más que una fuente significativa de nutrientes.

Instrucciones para aplicar el método BLW

Enlace al artículo donde se amplia la inforamción y evidencia científica sobre las instrucciones detalladas para hacer BLW

Las directrices que se dan están pensadas para cumplir una serie de objetivos: respetar el ritmo del bebé, preservar sus instintos y su percepción del hambre y la saciedad, alentar su autonomía, propiciar la aceptación de todos los sabores a parte del dulce y el salado, fundamentar una cultura alimentaria saludable, reducir las manias alimentarias y las asociaciones emocionales perniciosas, evitar riesgos de atragantamiento e intoxicación y asegurar un aporte adecuado de nutrientes.

Cubrir adecuadamente las necesidades de leche

Hasta el año, la leche antes de las comidas. Hasta los 2 años, la leche ha de ser una parte importante de su dieta. Si se deben cubrir las necesidades del lactante con leche que no sea materna, debe ser de tipo 1 hasta que inicie la alimentación complementaria como mínimo e idealmente hasta el año. La leche de tipo 2 es peor que la tipo 1 pero por motivos económicos se puede utilizar a partir de los 6 meses. A partir del año, las necesidades del lactante no amamantado se cubren con lácteos normales (leche entera, yogur natural o queso fresco sin sal). Desaconsejo las leches de crecimiento (tipo 3).

Alimentos a evitar o moderar

  • Sal: Cocinar sin sal y evitar los procesados que la lleven (sobretodo embutidos, pan, quesos y comidas precocinadas). Muy importante evitarla hasta el año. Muy recomendable evitarla durante los primeros 3 años e ideal moderar su consumo siempre.
  • Azúcar o las cosas ricas en azúcares (bollería, galletas, cereales de desayuno, bebidas gaseosas, mermelada, zumos, miel, dátiles). Si no quereis comeros la cabeza, podéis evitar simpleente cualquier cosa que lleve azúcares añadidos. Es muy recomendable evitarlos durante los primeros tres años e ideal moderer mucho su consumo durante toda la vida.
  • Miel: Principal causa conocida de infección por botulismo, una infección potencialmente mortal aunque rara y tratable. Importante evitarla durante el primer año. Recordar que contiene un 80% de azúcares.
  • Alimentos procesados: platos preparados, precocinados, embutidos, conservas, snacs, salsas, alimentos especiales para bebés y niños, pizzas, zumos, bollería, carnes elaboradas, conservas, etc… Suelen pecar de ser pobres en nutrientes y demasiado ricos en sal, azúcar, aditivos y grasas de mala calidad, todas cosas a evitar.
  • Acelgas, espinacas y remolachas: ricas en nitritos que pueden provocar metahemoglobinemia. Importante moderar su consumo durante el primero año.
  • Pescados, cefalópodos y crustáceos ricos en metales pesados o con riesgo de anisakis: Resumiendo, los más seguros son caballa, boquerón, sardina, anchoa, rape, bacalao y merluza. Siempre congelados (comprados ultracongelados o congelados en casa durante 7 días a -20º) o bien suficientemente cocinados (estofados o al horno). Importante evitarlos durante el primero año. Muy recomendable moderar mucho su consumo durante los primeros 3 años e ideal moderarlo siempre.
  • Bebidas superfluas: leches desnatadas, infusiones, caldos llenan el estómago y no aportan demasiados nutrientes. Se deben evitar hasta el año y después ofrecerlas con criterio. Los lácteos desnatados o desnatados están desaconsejados hasta al menos los 3 años.

Veréis que en esta lista no están las especias. Los bebés pueden comer las mismas especias que los adultos. Aunque no os debe extrañar si algunas no les gustan, no son peligrosas. Y tal vez os sorpendan apreciando cosas que podemos pensar que no son aptas para los bebés, como el ajo crudo, la pimienta, la cayena o el zumo de limón.

Ofrecer alimentos que sí le convienen

Recordemos que es importante que toda la familia sea un ejemplo de la alimentación que proponemos para los bebés. Si veis que pasados los primeros meses que pueden requerir más adaptaciones, muy a menudo no podéis ofrecer al bebé lo mismo que coméis vosotros, es que algo falla.

  • Hasta el año, la leche antes de la comida: Siempre ofrecer primero pecho (o biberón). Y también de postre. Y cada vez que quiera. La lactancia sigue siendo a demanda y es en lo que confiamos para que no le falten nutrientes en el período inicial en el que tragan poca cosa.
  • Agua: Entre la lactancia y la alimentación rica en vegetales y pobre en sal, los bebés necesitan poca agua pero es buena idea ofrecerla a menudo, sin forzar, para instaurar un buen hábito. Lo ideal sería que fuese la única bebida que tomasen a parte de la leche.
  • Variedad de alimentos: ofrecer diversos alimentos en cada comida, de distintos grupos (hidratos, crudos, proteinas, grasas)
  • Alimentos saludables: dando prioridad a los vegetales (verduras, frutas, tubérculos, legumbres, cereales integrales ecológicos), con cantidades adecuadas de proteínas animales (con preferencia por las carnes y huevos ecológicos y los pescados pequeños) y suficientes grasas saludables y naturales (aceite de oliva, aceite de coco, semillas y frutos secos hechos pasta o polvo, aguacate, pescados azules). Los alimentos saludables que no le gusten, seguid ofreciéndolos, sin forzar.
  • Cocciones saludables: vapor es muy buena opción, horno, plancha sin chamuscar. Moderar mucho los fritos y las harinas.

Ofrecer los alimentos de la forma adecuada

  • Alimentos de consistencia blanda: ya sea por cocción o por naturaleza. Haced la prueba, si vosostros podéis chafarlos entre la lengua y el paladar, ellos podrán «masticarlos» aunque no tengan dientes ni mucha habilidad todavía.
  • Alimentos cortados en forma de palito («finger food»): Sobretodo al principio. Suficientemente largo como para que si lo coge con el puño cerrado, sobresalga un trozo grande que pueda meter en su boca.
  • Alimentos moldeados en forma de palito: los que no se pueden cortar en forma de dedos, como los cereales o legumbres, se pueden triturar y hacer una pasta que pueda moldearse.
  • Alimentos semilíquidos y líquidos, debéis tener claro que los niños que hacen BLW pueden comer sopas, cremas, purés, gachas e incluso papillas como una opción más de la oferta gastronómica, no está para nada reñido con el método BLW.

Respetar el ritmo y autonomía del bebé

  • Nunca, jamás, obligar a comer ni a beber al bebé: hay muchas formas de obligar al bebé: fuerza, soborno, amenaza, halagos, premios, chanteaje emocional, distracciones, añadir azúcar o cosas que la contienen.
  • Integrar al bebé en las comidas familiares: sentado a la misma mesa, comiendo a la vez y hasta donde sea posible, la misma comida.
  • Dejar que el bebé se alimente a sí mismo: si todavía no tiene habilidad para comer algo, ya lo comerá. Sobretodo al principio, es importante no darle de comer.

Reducir riesgos

  • Hacer un curso de primeros auxilios: algo muy recomendable para cualquiera, especialmente para los padres, hagan BLW o alimentación a cuchara.
  • Recordar las diferencias entre arcada, tos, atragantamiento y asfixia: ante la arcada y la tos, no se debe mostrar miedo (para no preocupar al bebé) ni poner boca abajo ni golpear la espalda ni meter los dedos en la boca del bebé.
  • Siempre un adulto vigilando al bebé mientras come: un bebé se puede asfixiar con la comida que le ofrecemos o con la comida u otros objetos que tiene al alcance. Se puede quemar, puede cortarse con los cuchillos, etc… Siempre debe haber alguien atento.
  • No ofrecer comida cuando el bebé no está concentrado: si está muy hambriento o muy cansado o se encuentra mal.
  • No meter ni sacar comida de la boca del bebé: sobretodo al principio, el control ha de tenerlo el bebé. Cuando ya sabe comer bien, se le puede ayudar en momentos puntuales para ahorrar tiempo o para ahorrar estropicio.
  • Introducir los alimentos con cuidado (riesgo de alergia): aunque no hay consenso, mi recomendación es seguir estas directrices:
    • Diario de comidas (apuntar el día que prueba cualquier alimento por primera o por segunda vez).
    • No dar un alimento por primera ni segunda vez a partir de las 17h
    • Tomar precauciones extra con los alimentos más potencialmente alergénicos (lácteos, huevos, animales marinos, frutos secos, cereales con gluten, soja y cualquier aliento que produzca alergia a los familiares cercanos):
      • No esperar muchas semanas a introducirlos
      • Empezar con pequeñas cantidades
      • El primer y segundo día que demos un alimento de los que tienen más riesgo, no introduciremos ningún otro alimento nuevo.

Beneficios del método Baby-Led Weaning

Enlace al artículo donde se amplia la inforamción y evidencia científica sobre los beneficios del BLW
  • Estimula el desarrollo psicomotriz
  • Favorece la autonomía del bebé
  • Educa un paladar más tolerante a los distntos sabores y texturas
  • Favorece una dieta rica en verduras y frutas
  • Fortalece musculatura de la mandíbula y la boca importante para evitar problemas de logopedia y de ortdoncias.
  • Reduce el riesgo de abandono precoz de la lactancia
  • Favorece la regulación adecuada del apetito
  • Reduce la incidencia de manias y rechazos
  • Favorece un peso adecuado en la infancia
  • Proporciona placer a todos los sentidos del bebé
  • Convierte el aprendizaje en algo divertido y relajado para toda la familia
  • Facilita la transición emocional de la lactancia a la dieta adulta
  • Motiva la mejora de los hábitos dietéticos de toda la familia.
  • Motiva a la familia a aprender más (sobre dietética, sobre desarrollo infantil y sobre primeros auxilios)

¿Qué desventajas tiene el método BLW? (si es que tiene alguna)

La única desventaja plenamente consensuada es el estropicio mayor que se organiza con cada comida durante los primeros meses hasta que el bebé aprende a controlar los cubiertos.

Otra desventaja que no debería ser tal pero lamentablemente forma parte de la realidad cotidiana de muchas familias que optan por este método son las críticas, juicios y comentarios desagradables por parte de personas preocupadas y a menudo desinformadas.

Es seguro el método Baby-Led Weaning? Desnutrición, anemia y asfixia

Enlace al artículo donde se amplia la inforamción y evidencia científica sobre la seguridad del BLW

Otros temas que han preocupado a padres y expertos son la posibilidad de un aumento del riesgo de déficit nutricional, especialmente en lo que respecta al hierro, y de asfixia. Aunque resulta muy difícil establer fehacientemente la seguridad del método mediante evidencia científica (es difícil en cualquier asunto que atañe a la alimentación) los estudios realizados hasta ahora han dado resultados tranquilizadores. Además, a pesar de que el método tiene seguidores desde hace más de una década y a pesar de que todavía ahora despierta muchos recelos entre los pediatras, hasta ahora no han saltado alarmas.

¿Es el método BLW la mejor opción para todas las familias?

No hay nada que sea la mejor opción universal. Hay bebés que aceptan mejor la alimentación pasiva a cuchara. Ya sea por personalidad o por problemas de salud. Y también hay cuidadores que viven fatal la introducción en la alimentación autorregulada.

En niños con retrasos del desarrollo o impedimentos físicos para auto alimentarse, puede no ser buena idea un enfoque puro del método BLW ya que podría suceder que sus capacidades motoras y sus necesidades nutricionales no vayan tan de la mano como en los bebés con un desarrollo normal. No obstante, eso no quiere decir que no sea buena idea alentar la autonomía hasta donde sea posible. De hecho, es muy común que los bebés con necesidades especiales se pierdan experiencias normales y oportunidades de aprendizaje para las que están preparados, simplemente porque se les ha puesto una etiqueta que los ha marcado como no aptos. Por ejemplo, es común que los bebés con síndrome de Down sean alimentados con cuchara por un adulto durante más tiempo del necesario y, por lo tanto, se pierden la oportunidad de maximizar el desarrollo de su motricidad fina y habilidades de masticación a través de la experiencia temprana con alimentos «reales».

En bebés prematuros con un desarrollo normal el método BLW puede ser perfectamente válido, posponiendo simplemente la alimentación complementaria y en caso de ser necesario complementar la lactancia exclusiva con suplementos nutricionales 1

Para ampliar información…

Si eres de los que prefiers que te cuenten las cosas de viva voz, consulta las formaciones disponibles

Evidencia científica - Referencias

  1. Guía Weaning your premature baby – BLISS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.